Como sabéis, los bebés descubren y conocen el mundo que los rodea a través de los sentidos, en especial el tacto; es por ello que tocan todo lo que está a su alcance, es su modo de conocer ese objeto nuevo que tienen delante. Por eso es importante estimular el sentido del tacto a la par de los demás sentidos, y para ello son ideales estos objetos sensoriales caseros que aprenderemos a hacer hoy.

Son objetos que podemos realizar con cosas que tenemos en casa, teniendo en cuenta que no deben deshacerse o romperse porque los bebés tirarán de ellos y puede que se los lleven a la boca. Usaremos un pegamento extra fuerte para pegar las texturas a las bases, de este modo no correremos el riesgo que algo se desprenda. Veamos entonces cómo hacer objetos sensoriales para bebés, y no dejéis de leer los consejos de seguridad que os ponemos al final del tutorial.

Materiales necesarios

Objetos sensoriales

  • Tapas de frascos
  • Pegamento extra fuerte
  • Diferentes texturas: fieltro, esponja de platos, limpiapipas, telas, pasta, abalorios, papel de aluminio, etc.
  • Tijeras

Paso a paso

Actividades sensoriales para bebés
Esta manualidad es muy sencilla. Solo tenemos que pegar sobre las tapas de frasco las diferentes texturas que hemos escogido. Debemos prestar atención a que queden muy bien pegados, una vez que el pegamento se ha secado debemos probar nosotros mismos si los elementos se despegan al tironearlos. El fieltro, la esponja y las telas se recortan del tamaño de la tapa y luego se pegan. El aluminio hay que apretarlo muy bien antes de pegarlo para que quede compacto.
Objetos sensoriales
Para que el bebé experimente diferentes sensaciones debemos escoger materiales con texturas distintas: cosas suaves, ásperas, rugosas, lisas, blandas, duras, etc.
Actividades sensoriales

Consejos de seguridad

  • Los bebés y niños pequeños deben jugar siempre bajo la atenta supervisión de un adulto, nunca deben ser dejados solos con ningún tipo de objeto.
  • Escoged materiales que no se rompan o despedacen si el bebé los tironea o muerde.
  • Antes de dar los objetos sensoriales al bebé, probadlos vosotros mismos para comprobar que los elementos están bien pegados y no hay posibilidad de que se despeguen.