Ideas de juegos para fomentar la lectura en los niños desde pequeñitos

 

Leer dentro de una caja

Leer dentro de una caja de cartón es una actividad que proponerle a tu pequeño de un año. Quizás, pensar en sentarlo dentro de cuatro paredes de cartón no te resulte para nada atractivo, pero, todo tiene sus beneficios. Rodeado de libros el niño tendrá un espacio íntimo para estar tranquilo y concentrarse en la “literatura”. Ojeará los libros, mirará sus fotos, sus símbolos (letras), y pasará unos minutos sin distracciones.

Para aprovechar esta idea al máximo sigue leyendo las recomendaciones que te dejo a continuación.

Los materiales y la preparación de la actividad

Los libros infantiles y, sobre todo, los dedicados a los niños más pequeñitos, traen muchas imágenes. Esos son los que debes buscar para proponerle a tu hijo la actividad que hoy te recomiendo. Busca entre 6 y 7 libros de temáticas diversas.

En cuanto a la caja de cartón necesitas que sea una en la cual el niño quepa sin problemas junto a todos los libros que le vas a echar adentro.

Como se trata de darle un espacio confortable, el embalaje no puede ser angosto. Por ningún motivo el niño debe sentirse apretado porque en tal caso podría sentir temor de entrar o permanecer un rato dentro de la caja. Así que encuentra la más amplia posible.

Algo más que debes tener en cuenta es la decoración del cartón. Por lo general las cajas de cartón, en su interior, son carmelitas y no tienen dibujos. Esto debes cambiarlo.

Créale un ambiente en el cuál él quiera estar por varios motivos.

Busca temperas, papeles de colores y decora el interior de la caja tal y como si se tratara de una amplia área de juegos con las paredes llenas de dibujos.

Planificador de juegos para niños

 

El juego

Cuando tengas el interior de la caja decorada y los libros dentro de ella, de preferencia, colocados uno encima del otro, invita a tu pequeño a colarse dentro del embalaje para que descubra el mundo de fantasía que guardan todos esos libros y el bonito espacio que le creaste.

Te aseguro que no tendrás que incitarlo mucho para que se mantenga dentro del embalaje; él solito, se quedará allí durante un buen tiempo. Así tendrás chance para descansar o hacer otros menesteres de casa. La seguridad dentro de la caja de cartón te ofrece la tranquilidad de que él está seguro.

Otra variante del juego

Si tienes la posibilidad de reunir más libros y más embalajes puedes armarle muchas otras cajas. En este caso, podrás diferenciarlas según temáticas.

Digamos:

Una caja la pintarás y decorarás teniendo en cuenta el mundo marino. Dentro de ella colocarás libros que traten sobre ese tema.

Una segunda será sobre animales. Puedes pegar imágenes de aves, mamíferos, reptiles… en todas las paredes; los libros que coloques dentro del embalaje tratarán también sobre el mundo animal.

En una tercera caja echarás libros con cuentos y figuras de princesas. Las paredes de cartón irán pintadas de rosa con joyas, vestidos, coronas y todo lo que trate acerca del tema.

Con esa idea formarás las restantes cajas de cartón que encuentres.

Una vez las tengas todas puedes repartirlas entre las habitaciones de tu vivienda y decirle al niño que en cuanto termine de estar y “leer” dentro de una, puede salir de allí (con tu ayuda) e ir en busca de la siguiente. Eso le gustará mucho.

O de lo contrario si te resulta mejor, colócalas en una misma habitación una al lado de la otra y ábreles una “puerta” en uno de sus lados para que el niño, gateando, entre y salga de ellas, a su antojo.