Explorar el mundo que les rodea a través de sus sentidos es el modo que tienen los bebés y niños pequeños para conocer y aprender. Es por ello que siempre os proponemos actividades sensoriales que les estimulan, como este juego con bloques y espuma de afeitado. Con esta actividad vamos a estimular los sentidos y desarrollar la motricidad fina.

Esta actividad se puede realizar con bebés a partir de 12-14 meses. Unicamente tenéis que estar atentos a que no se lleven la espuma a la boca, o si lo preferís para estar más seguros, podéis usar nata montada. En caso de que escojáis la espuma, usad una para pieles sensibles, sin alcohol y perfumes.

Materiales necesarios

  • Bloques de madera
  • Espuma de afeitado

Paso a paso

Vamos a preparar la mesa cubriéndola con un plástico. Podemos hacer la actividad directamente sobre la mesa, o poner una bandeja grande. Colocamos los cubos, y una buena cantidad de espuma a un lado.

Si nuestro peque es muy pequeño, podemos dejarle que juegue y explore libremente; a partir de los 18 meses podemos explicarle la actividad: vamos a construir torres de bloques, usando la espuma de afeitar como si fuera cemento o cola. Entonces los peques tendrán que ir poniendo espuma en los bloques -ellos mismos encontrarán el modo- e irán apilándolos formando torres.

Quién puede hacer esta actividad

  • A partir de 12-14 meses: a esta edad el juego será libre, es decir que no daremos indicaciones precisas ya que los peques no podrían seguirlas. Vamos a dejar que experimenten y jueguen libremente, también de este modo estimularemos los sentidos y la motricidad fina.
  • A partir de 18-24 meses: ya podemos explicar a los peques cómo construir las torres. Con la actividad de construcción estimularemos la motricidad de manera más específica, involucrando el equilibrio y la precisión.

Para qué sirve esta actividad

Vamos a estimular los sentidos, especialmente el sentido del tacto y de la vista. La motricidad fina se desarrolla con los movimientos de precisión necesarios para colocar los bloques en su posición.

Consejos prácticos

  • Los niños deben estar constantemente bajo la supervisión de un adulto
  • Si vuestros niños se llevan todavía las cosas  a la boca, os aconsejamos reemplazar la espuma por nata montada